Vecinos de Bowen han recibido llamadas telefónicas, comunicando falsos secuestro, una modalidad de estafa telefónica en la que se hace creer que un familiar ha sido secuestrado y se pide un rescate.

Según ha informado, se han registrado llamadas, el que se busca generar una situación de bloqueo y angustia en el interlocutor, y haciéndole creer que un familiar cercano ha sido secuestrado y será torturado si no paga de forma inmediata un rescate.

Los que se hacen pasar por secuestradores hacen una llamada intentando desde el primer momento intimidar a la víctima para que, en un estado de nerviosismo, les facilite más información sobre el supuesto familiar secuestrado y hacer incluso más creíble la situación.